Anuncios

Sporting Cristal campeonó en una final deslucida contra Melgar


No se trata de ser aguafiestas, sino de ser objetivos. No hay intención de este columnista de restar méritos, más bien de interrogarnos sobre el nivel del fútbol peruano. Por lo que inicio reconociendo un campeonato justo para el Sporting Cristal, que no contó con favoritismos del árbitro Henry Gambetta (mientras en el partido de ida, Víctor Hugo Carrillo sí dejó algunas dudas).

Lo cierto es que la expulsión de Renzo Revodero fue ajustada al reglamento, pero de paso demostró que no se mostrarían favoritismos. Lo insólito fue ver a una plantilla como la de Sporting Cristal cerrando el partido con un esquema ultradefensivo en casi todo el segundo tiempo, ¿tanto pesaba la ausencia de Revodero para renunciar al ataque? Es cierto que así campeonaron, pero no deja de sentirse una desazón recordando otras épocas del club bajopontino.

La celebración se vive en el Rímac, y seguramente se prolongará por algunos días más. Pero, la directiva cervecera tendrá que ponerse a trabajar contra reloj, sí es que pretenden hacer un buen papel en la Copa Libertadores. Esa idea ya la vive Universitario de Deportes con algunas contrataciones confirmadas como la de Aldo Corzo o Jerson Vásquez.

Melgar, que hoy día desnudó falta de argumentos ofensivos para “abrir el cerrojo defensivo” de Sporting Cristal, también tiene que ponerse manos a la obra. La radiografía del fútbol peruano es esta definición: cansina y sin emoción. Vamos a cualquiera que no fuera hincha de alguno de esos dos equipos le provocaba cambiar de canal y ver los goles de Messi contra el Espanyol.

¿Cuál es la diferencia de este Sporting Cristal del de otros campeonatos? Lo primero que se distingue es la ausencia de protagonistas, salvo Carlos Lobatón (que este 2016 aportó menos que en años anteriores), sólo me animo a resaltar a Pedro Aquino. Los extranjeros no han dado la medida de otros foráneos que pasaron por las líneas celestes. Hoy vimos a un Gabriel Costa a kilómetros del que jugara en Alianza Lima.

La responsabilidad de Mariano Soso no es total, pues el DT argentino al final logra el título, y francamente dudo que todas las contrataciones hayan pasado por su recomendación. Veamos a Alfredo Ramúa sí lo pidió (lo conocía desde Real Garcilaso), Costa fue un capricho dirigencial lo mismo que el improductivo delantero uruguayo Santiago Silva (jugó hace unos años en la San Martín, Soso nunca lo vio en esa época).

Algo pasa en el tema futbolístico de Sporting Cristal, que parece haberse acriollado. El campeonato vale y sirve, ya lo quisieran los demás equipos, pero no tapa el sol con un dedo. Síntoma de esta crisis cervecera es la poca presencia de sus jugadores en las últimas convocatorias de Ricardo Gareca. Señalaría, además, que la costumbre de nacionalizar extranjeros parece disminuir la ambición de los peruanos.

Anuncios
Categorías:FútbolEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: