Anuncios

Fidel Castro murió a los 90 años: Entre el despiadado dictador y el revolucionario tenaz


Desde el dictador que atropelló los derechos humanos en Cuba, al que se le cuentan centenares de muertes (en el inicio de su revolución – años 60), hasta el hombre que generó una revolución social y política contra la corrupción y la sostuvo durante más de medio siglo. Fidel Castro polarizó a los cubanos de nacimiento y de raíces (que han nacido de padres exiliados en los Estados Unidos, y otros países del mundo).

Unos lo odiaban, y veían los 90 años como otro signo más de su próxima muerte (que se certificó este 25 de noviembre), en fin el sueño revolucionario parece haberse extinguido en los últimos años. Desde esta tribuna no vamos a tomar partido, no se trata de una columna que invité a la polémica, más que de un sencillo análisis de uno de los protagonistas del Siglo XX.

La revolución cubana y el posterior gobierno de Fidel Castro son un hecho histórico de trascendencia mundial, más que por el territorio o la importancia en si del país (insular), sino por las repercusiones que tuvo para todo el planeta. Estuvieron a punto de dar inicio a la temida Tercera Guerra Mundial, entre los dos países que sostenían la llamada Guerra Fría, EEUU y la ex Unión Soviética.

En la llamada Crisis de Mísiles – 1962, John F. Kennedy (Presidente de los Estados Unidos) y Nikita Jrushchov (Líder Soviético) mantuvieron una pugna de poder al descubrirse misiles nucleares en Cuba, a escasos 200 kilómetros de territorio norteamericano. Después de días con mucha tensión, se logró la desmantelación de estas armas de destrucción masiva. El escenario mundial habría cambiado irreparablemente de no llegar a esa solución.

El éxito revolucionario de Fidel Castro en Cuba también afectó el mapa político en América Latina, con el temor de los EEUU por ver repetir el fenómeno comunista en otros países del continente y el velado apoyo de la URSS a gobiernos de izquierda. Chile, Nicaragua, Argentina, El Salvador fueron parte de un baño de sangre en sus guerras y dictaduras internas. Una cicatriz que está lejos de sanar entre los latinoamericanos.

Es más, el proyecto de Fidel Castro de plasmar un continente a raíz del modelo cubano volvió a tomar fuerza en el Siglo XXI, en la figura de Hugo Chávez. El dictatorial gobernante de Venezuela usó los recursos petrolíferos de su país para financiar proyectos presidenciales en otras naciones, logrando éxitos o fracasos, además de adherencias en Bolivia, Paraguay, Ecuador y hasta en Perú. Incluso Argentina y Brasil parecían sumarse al llamado Sueño Bolivariano. La muerte de Chávez (2013) y la crisis económica venezolana dieron fin a este rebrote del socialismo.

Pero fue la caída de la Unión Soviética (años 80) el verdadero tiro de gracia al “sueño de Fidel Castro”). Su consecuencia directa son los tratados, formalizados el año pasado y con el embargo económico de los Estados Unidos cada vez más encaminado a cancelarse definitivamente. Hoy, el proyecto de Castro ya está para muchos terminado, pero sus más acérrimos simpatizantes aguantarán esta autopsia hasta el día de su muerte. Por lo pronto, el ex gobernante cubano (hoy lidera su hermano Raúl Castro) murió a los 90 años, siempre como una figura altamente controversial.

Anuncios
Categorías:Coyuntura, PolíticaEtiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: