Perú goleó a Paraguay en Asunción: La fiesta es nuestra


En un resultado que no se daba hace tiempo, Perú ganó de visitante en las Eliminatorias. Hoy (10 de noviembre) goleamos señores, y todo verdadero peruano debe de celebrar. Aún el más escéptico tendrá que sonreír triunfante, sino recomendamos revisarle el ritmo cardiaco… a lo mejor ya pasó a mejor vida.

Esta noche me voy a la cama con mi camiseta de la selección, y no sé cuándo me la voy a quitar, esta noche voy a soñar que estoy en la cancha del Defensores del Chaco abrazando a Christian Ramos, a Cueva, al “Orejas” Flores después de sus goles. Disimulando la risa para no mortificar más a Edgar Benítez que anotó involuntariamente el cuarto de Perú.

Hoy todos somos ganadores, aún más los críticos, incluso aquellos que como este columnista (tengo que admitirlo) habían perdido la fe. Nuevamente, nuestros seleccionados nos han recordado que es cierto que falta mucho para ser lo que deseamos, pero hay “noches mágicas” donde podemos vislumbrar lo que se viene sí se continúa un proceso.

Así como admito mi incredulidad y sorpresa ante este cuatro a uno en Paraguay, también me doy el lujo de decir que hace varias fechas soy de los que apoya la continuidad de Ricardo Gareca al frente de la Selección de Perú. Hay avances importantes que se van conquistando, y el más notorio es justamente el que estaba ausente en eliminatorias anteriores. Un equipo con gente nueva que se rebela ante la adversidad.

La contrariedad de ir perdiendo desde los diez minutos del primer tiempo, con el tempranero gol del guaraní Riveros. Perú buscó una recuperación que bajo las circunstancias parecía difícil, con Paraguay siempre caracterizado por cerrar su defensa. La mitad inicial terminó con el 1 a 0 en contra. Y Ricardo Gareca movió el banco, Nilson Loyola por Miguel Trauco (que ya tenía amarilla), la variante fue providencial.

Edison Flores sintió más libertad para sumarse al ataque, André Carrillo cumplía un gran partido en su regreso a la selección bicolor. Paolo Guerrero terqueaba, Christian Cueva estaba soberbio (es el hombre de Gareca en este proceso). Tantas veces criticado en defensa, pero siempre “matador” en ofensiva de jugada parada, la “Sombra” Ramos emparejó el marcador. A partir de ese momento, Paraguay se desesperó y abrió el cerrojo.

De allí en adelante, la historia ya va transformándose en gesta legendaria, no hay peruano que al menos no haya prendido su radio, o se detuviera en un restaurante a ver las repeticiones, se ponga en su computadora con el video de YouTube. Vamos, si hoy no celebramos es que estamos muertos y nadie se ha tomado el trabajo de avisarnos. Vamos a gritar por nuestro Perú.

A ese amigo infaltable, sesudo, analítico, hay que callarlo antes que mencione la palabra Brasil. No hay que dejarlo sacar la calculadora para que haga números y dibuje posibilidades o nos venga con pronósticos pesimistas. Hoy no, mañana tal vez, el sábado con seguridad. Ahora sólo se decir: ¡Arriba Perú!

Categorías: FútbolEtiquetas: , , , ,

1 comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: