Tyrant (tercera temporada): Fusión de Homeland con telenovela


Tyrant es una producción estadounidense que comparte créditos con la exitosa Homeland, aunque se escapa del espionaje (que caracteriza a la serie protagonizada por Claire Danes (Carrie Mathison), y plantea una intriga política en un ficticio país del Islam: Abbudin. Esta tercera temporada se transforma en un nuevo gobierno que venía precedido de aires demócratas, pero en la práctica se aleja de esa idea.

Sin embargo, en su nuevo ciclo Tyrant (presentada para Latinoamérica por la señal de FX) el tema pasional (que nos recuerda a una de esas telenovelas turcas que se han impuesto en los gustos de la teleaudiencia) cobra cada vez más fuerza. Al punto que conjuga amores y desamores, con ataques terroristas, respuestas militares y protestas populares. No se escapa de la permanente perspectiva norteamericana.

Pero, no podemos dejar de admitir que Tyrant es entretenida. Y, como es una costumbre, en la oferta televisiva de EEUU resulta vertiginosa. Esta vez la acción se vuelve a centrar en Barry Al-Fayeed (Adam Rayner), el médico estadounidense que vuelve a su natal Abuddin para terminar confrontando a su dictatorial hermano Jamal (Ashraf Barhom), líder de un gobierno sangriento.

Finalmente, Barry con la ayuda de su esposa e hijos llega a conformar un gobierno de transición para Abuddin. Pero, este hombre que ha pasado de renegado a rebelde, no va a tenerla sencilla para plasmar sus ideas libertarias en el fragmentado país. Incluso vive una transformación muy a la par de la de Darth Vader en la saga Star Wars. El lado oscuro va ganando terreno en su alma de buen samaritano.

Para esta tercera temporada, veremos a personajes que van cediendo en importancia como el propio Jamal o Nusrat Al-Fayeed (Sibylla Deen), para el crecimiento de otros como la icónica Daliyah Al-Yazbek (Melia Kreiling) o el periodista Fauzi Nadal (Fares Fares). También se suma al elenco Chris Noth (el esposo infiel de la recientemente cancelada serie The Good Wife).

Los personajes centrales siguen siendo Barry y su ex amor de juventud y actual cuñada Leila Al-Fayeed (Moran Atias). Este año lidiarán en el terreno político, y surgirán nuevas intrigas. La esposa del médico convertido en Presidente, Molly (Jennifer Finnigan) tendrá que ver resquebrajar su matrimonio y, además, toparse con una desgracia que la cambiará drásticamente.

Tyrant vuelve a cojear con una muletilla que se repite en varias producciones “gringas”, la aparición de un personaje homosexual que se limita a cumplir un papel repetitivo sin un crecimiento, esta vez el hijo de los protagonistas Sammy Al-Fayeed (Noah Silver), que cada año parece encontrar un nuevo amor. La impresión que causa este rol es el de contentar al público, pero sin trabajar realmente en la propuesta.

Con defectos y todo, Tyrant aún cumple con su función principal: entretener. La serie parece destinada a tener cuando menos una cuarta temporada, y resulta una opción viable para los aficionados a la acción y la política internacional, aunque con un claro sesgo de la visión americana.

Categorías:Series de TVEtiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: