Anuncios

Cinco películas, cinco lecciones distintas de periodismo


¿Cómo vivir el Día del Periodista (en el Perú se celebra el 1 de octubre)? Una de las maneras más constructivas es recordando algunas de las facetas del quehacer periodístico en la actualidad, y los años que nos precedieron. Para ese fin, un método siempre eficaz es el cine, donde se han estrenado sendos filmes que nos grafican el mundo del periodismo.

Un clásico que debe ser parte curricular de los estudios superiores de Ciencias de la Comunicación es Todos los hombres del presidente (EEUU/1976). La historia de la investigación realizada por los periodistas Carl Bernstein (Dustin Hoffman) y Bob Woodward (Robert Redford) es importante primero por su trascendencia, originó la renuncia del Presidente Richard Nixon al gobierno de los Estados Unidos.

El desvelamiento del escándalo de Watergate (el nombre del hotel donde se planearon ataques contra los opositores de Nixon) es contado a través del trabajo de los mencionados periodistas y la relación que trazaron con su fuente anónima conocida mundialmente como “Garganta Profunda” (se le cubrió durante décadas). Es un filme sobre periodismo y no de política.

El fotoperiodismo en territorios azotados por la violencia ha motivado un sinfín de cintas, pero Oliver Stone la muestra de manera descarnada en su filme Salvador (EEUU/1986). Un corresponsal de guerra se interna en la etapa más álgida de las guerrillas en el país centroamericano que da título a esta película, y registra con su cámara los terribles eventos de ese golpe militar. Una obra fuerte y necesaria. La puede ver en Netflix.

Una cámara de video te permite muchas cosas (varias reñidas con la ética) y Primicia mortal (Nightcrawler, EEUU/2014) es un recordatorio de cómo dejarte llevar por el sensacionalismo. El protagonista del filme, Louis Bloom (perturbador Jake Gyllenhaal) no es un periodista, pero vende imágenes de actos violentos a un noticiero norteamericano. La competencia lo va convirtiendo de un mero testigo a un interventor, que “contamina” las escenas criminales con tal de vender su producto.

El Oscar que se llevó este 2016 le da relevancia, pero En primera plana (Spotlight, EEUU/2015) tiene méritos suficientes para trascender de la estatuilla dorada. La acuciosa investigación de un equipo reporteril sobre los abusos sexuales cometidos por sacerdotes pedófilos en el Boston de los años 90, que se exponen finalmente diez años después, es toda una clase de periodismo. Se detiene en todos los aspectos de la pesquisa, en el detalle necesario para exponer una cruda realidad de tal manera que no pueda ser desvirtuada por poderes políticos y religiosos.

Finalmente, una película peruana: Tinta roja (Perú/2000). Probablemente la última gran cinta del cineasta Francisco Lombardi. Los primeros pasos de un entusiasta periodista (Giovanni Ciccia) en la profesión se ven influenciados por un veterano reportero de policiales que se desliza entre el sensacionalismo y la nota escandalosa, interpretado por un soberbio Gianfranco Brero. Justamente, Brero ganó la Concha de Plata del Festival de San Sebastián por esta actuación.

Las cinco películas mencionadas en esta columna son a mi juicio imprescindibles para hacernos una idea clara de los alcances de esta profesión. Pero hay otras como El informante, Los gritos del silencio, Kill the Messenger, Conspiración y poder, y la muy reciente El maestro del dinero.

Anuncios
Categorías:Películas, PeriodismoEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: