La separación de Brad Pitt y Angelina Jolie: El acoso de los medios


A propósito del final de Brangelina (nombre con que la prensa bautizó a la pareja conformada por Brad Pitt y Angelina Jolie), me viene a la memoria un comentario del personaje de Julia Roberts en Un lugar llamado Notting Hill. Anna Scott (Julia) era una actriz de visita en Inglaterra y sentencia en una reunión amical el comportamiento de cierto sector del periodismo. “Publican los momentos más tristes de nuestras vidas, y lo llaman entretenimiento”.

Una dura observación, pero certera. Desde hacía años los “colegas” esperaban con impaciencia la separación de Brad Pitt y Angelina Jolie, llegando a difundir equivocadamente esa noticia más de una vez. Hoy, dan cobertura hasta del último detalle y, claro, inventan bastante de la información con tal de sacarle más escándalo al rompimiento.

Incluso, esta mañana se difunde la nota donde Angelina Jolie decide abandonar su casa y alquilar otra propiedad por una millonaria cifra, con el fin de proteger a sus hijos de la exposición a los medios. Hasta de eso informan, destacan su propio hostigamiento con tal de llenar páginas. Sucede que fuera de los nombres, Brad Pitt y Jolie son dos mega estrellas, el final de la relación es bastante menos escandaloso de lo previsto.

Hace rato que se traspasaron los límites de diferenciar prensa de entretenimiento, con hacer escándalo de la noticia. En esta subcultura ideada por el periodismo de espectáculos se ha llegado a introducir en el público el falso concepto que los actores “viven una película de sus vidas reales”. Pues a ningún hijo de vecino le gustaría ser asediados en un momento tal álgido de sus vidas como es un divorcio, pero se “divierten” leyendo los pormenores del de Brangelina.

Brad Pitt y Angelina Jolie tienen una familia integrada, en realidad Maddox (de origen camboyano) y Zahara (etíope) son adoptados por Jolie (incluso el primero pertenece a su primer matrimonio con el actor Billy Bob Thornton). En la unión con Pitt tuvieron tres hijos propios (la pequeña Shiloh y los mellizos Knox y Vivienne), además de la también adopción del vietnamita Pax. Estamos contando a seis menores que reciben el impacto de este hostigamiento.

A ellos se unen otros personajes coestelares como la actriz de la recordada sitcom Friends, Jennifer Aniston (primera esposa de Brad Pitt, a quién engaño al iniciar su romance con Angelina Jolie). La prensa lee en la “sonrisa” de Aniston un ánimo de revancha, otros le atribuyen la dudosa frase “es el karma”. Lo más probable es que la actual mujer del actor Justin Theroux no se haya ni pronunciado, pero hay que alimentar al monstruo de esta noticia.

En fin, pasarán los días y el rompimiento de Brad Pitt y Angelina Jolie irá cediendo espacio en las portadas. Quizás llegué otro escándalo de Hollywood que le permita a la, ahora, infeliz pareja empezar a reconstruir sus vidas.

Categorías:CoyunturaEtiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: