Anuncios

Boxeo: Peores golpes son fuera del cuadrilátero


Millones de espectadores vibran con las peleas de box, el boxeo significa la oportunidad dorada para un muchacho que surgió de las calles, se alzó frente a lo peor de la sociedad, encontró una válvula de escape a los vicios y muerte que asolaron a su familia y amistades. Es un premio a la constancia y la disciplina (son años de dedicación para poder siquiera acceder a la gloria), pero después de las peleas les toca derrotar otros rivales que muchas veces los superan.

En este punto, es bueno hacer un paréntesis, no se trata de defender conductas abusivas como la de Mike Tyson que fue a prisión por cargos de violación sexual y se le incluyeron acusaciones de violencia doméstica. Pero, es bueno entender que el propio Tyson pasó de ser parte del capítulo más miserable de la sociedad norteamericana a contar millones dólares en su cuenta de ahorros. Muchos lo guiaron al momento de buscarle peleas, pocos lo hicieron en sus episodios de desenfreno.

Un campeón con conducta ejemplar, Evander Holyfield, pasa sus días animando eventos en hoteles y bailando en realitys shows, incluyendo la versión argentina de Bailando por un Sueño. ¿Holyfield lo hace por su amor al público y la atención? No, hace rato que está en quiebra. Los promotores hicieron millones con las peleas del cuatro veces campeón del mundo, Evander también hizo dinero, pero lo malgastó, y la gran mayoría se la estafaron.

Su mansión de Alabama, de 109 habitaciones y 17 cuartos de baño, fue subastada fortuitamente el año 2008. ¿A cuántos realmente la importa la quiebra de este hombre que se sacrificó en un cuadrilátero para la diversión de las masas? En realidad, hay muchos que seguro se ríen y hasta piensan, “este tonto ya pisó su realidad”. Es más que nunca, el “pan y el circo” que se le da a una sociedad desgastada y caníbal.

La quinta película de Rocky Balboa es la más discreta de la franquicia cinematográfica protagonizada por Sylvester Stallone, pero deja un retrato de la realidad de los pugilistas. Un hombre enfermo (tras recibir sendos golpes en la “arena”) y despojado de sus bienes por estafadores. Los famosos promotores (inolvidable uno de estrafalaria cabellera basado en Don King) aprovechan la ignorancia de sus “protegidos” (la mayoría, además de surgir de realidades paupérrimas, en vez de estudiar se la pasan en los gimnasios) para robarles.

Hoy, es importante ver empresas que manejan y aconsejan a boxeadores, organizadas por ex campeones. El campeón peruano Carlos “Mina” Zambrano firmó contrato con el mega campeón Floyd Mayweather. El popular “Money” es claro en ver la posibilidad de hacer ganancias con su empresa Mayweather Promotions, pero también ofrece velar por los derechos del boxeador. ¿Empieza a desaparecer la figura del promotor despiadado?

El recientemente fallecido Muhammad Ali no sólo fue el más grande de este deporte, sino también tuvo la visión de seguir el consejo materno al estudiar sobre impuestos y administración monetaria. Obtuvo “herramientas” que le permitieron mantener su fortuna y defenderse de las mafias, es descrito por sus colegas pugilistas como un pionero en la defensa de los derechos deportivos de boxeadores,

Sin embargo, Ali es símbolo de otra gran crisis que asola al box: la falta de garantías en términos de salud para el luchador. Los exámenes médicos solían tomarse en periodos de años, cuando el riesgo de lesión en un deporte de altísimo contacto exigía revisiones por peleas (reglamentarias, que no puedan ser “manejadas” por intereses económicos del boxeador o sus allegados). A Muhammad Ali lo persiguió hasta su muerte el Mal de Parkinson, y muchos nos seguiremos preguntando sí era algo evitable. El boxeo era (hasta hace poco) la disciplina deportiva con menos garantías en salud de los Estados Unidos.

Nuestro rol de espectadores y aficionados de este deporte nos debería llevar a exigir derechos para los pugilistas, ¿acaso en el Perú y el resto del mundo las cosas son diferentes a los EEUU? Cárcel la tienen distintos luchadores como Mario Broncano, el prometedor Raúl “El Torito” Enciso vio recortada sus posibilidades por afectar su físico al trabajar como estibador del Mercado de Frutas. Auténticos dramas humanos.

Anuncios
Categorías:Coyuntura, DeportesEtiquetas: , , , ,

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: