Anuncios

Las distintas miradas de Clint Eastwood en sus películas


Dicen que a un hombre se le puede conocer por sus obras, en el caso del cineasta Clint Eastwood se le puede ir vislumbrando a partir de las cintas que ha dirigido. Distintas unas de otras, sin apegarse necesariamente a un género y demostrando, eso sí, una gran cuota de humanidad en cada una de ellas.

Después del éxito de Los Imperdonables y de haber ganado un Oscar como mejor director, Clint se enfrascó en Un Mundo Perfecto (1993). Una historia fácil de ver pero profunda en sí misma, presentando a Kevin Costner en un rol inusual, un criminal que secuestra a un niño, que a fin de cuentas se redimirá gracias a ese pequeño.

Para 1995, Clint sorprendería a propios y extraños con una película romántica, Los Puentes de Madison, pero no se trataba de una insulsa y gaseosa historia de amor entre dos adolescentes, sino del encuentro de dos adultos que por diversos motivos se habían resignado a vivir sin el flechazo de Cupido. Meryl Streep y el propio Eastwood están excelentes en sus roles.

El siguiente paso trascendental del prolífico realizador sería Medianoche en el Jardín del Bien y el Mal, un filme de corte policial donde un reportero, interpretado por el actor John Cusack, debía investigar un homicidio cometido en una fiesta de sociedad. Los críticos la consideran una de las mejores entregas del cineasta californiano.

En Jinetes del Espacio (2000) el tono es más lúdico, una reunión de cuatro ex astronautas que vieron frustrados sus sueños de viajar al espacio y deciden gozar la experiencia a pesar de su avanzada edad. La amistad y las ganas de vivir son tan protagonistas como Clint Eastwood, James Garner, Donald Sutherland y Tommy Lee Jones.

Una de mis favoritas, Río Místico (del 2003) retoma dos variables, el pasado que nos marca y el cine policial: un crimen que involucra a amigos de la infancia. Una madeja de hilo que se va deshilvanando dejando salir traumas del pasado, viejas rencillas y la historia de tres hombres que alguna vez fueron camaradas. Sean Penn ganó su primer Oscar con esta actuación.

El 2004 le reservaría al buen Clint Eastwood su segunda estatuilla dorada como director, esta vez por Golpes del Destino. La conmovedora relación entre un gruñón entrenador y la voluntariosa boxeadora (personificada por Hillary Swank) se ganó los corazones de la audiencia y los críticos. Entró al selecto grupo de los filmes pugilísticos que marcaron huella.

Su posterior tarea sería todo un reto, recrear la batalla final contra Japón en la Segunda Guerra Mundial desde la perspectiva americana y japonesa, significaron dos producciones: Banderas de Nuestros Padres y Cartas de Iwo Jima (ambas del 2006). La segunda fue mucho mejor que la otra, gracias en parte a la brillante performance del oriental Ken Watanabe.

El Sustituto (2008) denunciaba el cruel atropello sufrido por una madre de familia en los años 20, cuyo hijo fue secuestrado y la policía lejos de ayudarla quería endilgarle un niño ajeno para congraciarse con la prensa y sus autoridades. La valiente mujer fue interpretada por Angelina Jolie. Ese mismo año, Eastwood lanzo una película imperdible El Gran Torino, un fresco cinematográfico sobre la violencia, la intolerancia racial y el papel de los ancianos en nuestra sociedad. Inexplicablemente ninguneada por la Academia.

En esta selección de las cintas de este autor destacan dos biográficas: Invicto (2009) y J. Edgar (2011). En la primera se coge una porción de la vida de Nelson Mandela para graficar su lucha por terminar los disturbios raciales en Sudáfrica, entretenida e intensa. La otra es una extensa biopic del ex jefe del FBI, Hoover, a pesar de la eficaz interpretación de Leonardo Dicaprio el filme resulta pesado.

El 2014 se estrenó el musical Jersey Boys y le prosiguió la nominada al Oscar El Francotirador. Esta cinta realizada maratónicamente (como casi toda la filmografía de Clint Eastwood), cuenta la historia de Christopher Scott Kyle (el tirador más letal de la historia bélica norteamericana). Después de un año sabático, Eastwood está a punto de lanzar otro biopic: Sully. Sobre un hombre que evitó un trágico accidente aéreo, con Tom Hanks como protagonista.

Una señal clara que a pesar de sus 86 años, el genial Clint Eastwood tiene ganas y talento para seguir “disparando” joyas del cine, sólo queda decir: Adelante, maestro.

Anuncios
Categorías:PelículasEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: