Extraterrestres bonachones invadieron la pantalla grande y chica


Mientras la saga Alien (que sigue dejándonos en vilo con el cuento de una nueva secuela) y Día de la Independencia (que hace poco estrenó su segunda parte) nos presentan invasores del espacio exterior hostiles y sanguinarios, unos cuantos llegaron con pacíficas intenciones. Incluso, hay algunos que nos llenaron de ternura, volviéndose en referencias entrañables del cine y la TV.

El alien que conquistó los corazones de la audiencia a nivel mundial fue la creatura más icónica del exitoso cineasta Steven Spielberg: E.T. el Extraterrestre (1982). Este “visitante” quedaba varado en nuestra Tierra y entabla una evocadora amistad con un grupo de niños, liderado por el pequeño Elliot (interpretado por el actor Henry Thomas, que a pesar de seguir en dicha carrera, apenas se le vio en roles secundarios en Leyendas de Pasión, Actividad Paranormal y Pandillas de Nueva York).

etcasa

La escena clásica de E.T. El Extraterrestre es la de las bicicletas voladoras, al punto que sirvió de logotipo para la productora de Spielberg: Amblin. Otros tienen en la memoria al cabezón alienígena diciendo “E.T. phone home” (mal traducido como E.T. llama a casa). El cine albergó un fiasco, Mi Amigo Mac, una burda adaptación del hijo favorito de Steven Spielberg que vio la luz en 1988 y pasó al olvido.

La televisión sí nos ha brindado extraterrestres bonachones en sendas sitcoms. El referente más claro es Mi Marciano Favorito (del 63 al 66), con el educado alien de forma humana (Ray Walston) y el hombre que lo alberga en la Tierra (personificado por Bill Bixby, que luego daría vida al Hulk de la TV). Tuvo una versión cinematográfica en 1999, con Christopher Lloyd (el recordado ‘Doc’ de Volver al Futuro) y Jeff Daniels.

Ya en 1978, el recordado Robin Williams entregó su primera actuación meritoria en Mork y Mindy. Un alocado turista especial llega a nuestro planeta a estudiarnos, entabla relación con la soltera e inocentona Mindy (Pam Dawber) y la mete en mil enredos. Viene a ser un clásico de la TV, y nació de un singular episodio de Días Felices (la comedia de Fonzie).

robinwilliamspulpin

Peludo, glotón y sinvergüenza, pero capaz de hacernos suspirar de ternura, así siempre recordaremos a ALF (1986). El alien adoptado por la familia Tanner fue un exitazo de la pantalla chica durante cuatro temporadas. Dejó frases clichés como la despreocupada “No hay problema”. Su mayor acto de salvajismo era querer almorzarse a Suertudo (el gato de los Tanner), aunque sin éxito. Luego protagonizó la película de televisión Proyecto Alf (1996) sin ningún suceso. Asimismo fue imagen internacional de la empresa de TV por cable DIRECTV y hace poco hizo un guiño en la exitosa producción televisiva Mr. Robot.

Sólo como una mención, la comedia Tercera Roca desde el Sol, donde los visitantes venían en grupo y se hacían pasar por una familia. No es de mis favoritas, pero sí tuvo un buen paso por la televisión (desde 1996 hasta el 2001). Mientras, Willie (interpretado por Robert Englund -el original Freddy Krueger-), el único alien bueno entre los malvados invasores de V (1983).

alf34

Categorías:Películas, Series de TVEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: