Aldo Miyashiro, un hombre que siempre va tras nuevos retos


Hace unos años entrevisté a Aldo Miyashiro, gracias a mi amigo Telmo Arévalo, y fue una grata experiencia. En medio de las grabaciones de la segunda temporada de la exitosa serie peruana La Gran Sangre, sostuve con Aldo una breve pero interesante conversación. En ese momento, me quedó muy claro que estaba frente a un hombre de creatividad inquieta, con muchos proyectos que se han ido plasmando a través de los años.

Basta señalar que Aldo Miyashiro es conductor de televisión (quizás su faceta más mediática y criticada), actor, director, productor, novelista, dramaturgo, cineasta y realizador teatral. Además, su obra ya sea en la TV, el cine, las letras o el teatro no es conformista ni obsequiosa, es bastante “jodida”. Siempre está tras poner sobre el tapete realidades críticas de la sociedad peruana, con un claro ánimo de invitar a la mejoría.

lagransangre

En esa misma tónica, hoy ya tiene casi lista su puesta en escena del libro que hace muy poco presentó en la Feria Internacional del Libro 2016: La Sangre del Presidente. Una obra que se centra en la humanidad de los drogadictos, a los que la sociedad ve por encima del hombro y desprecia, siendo gente enferma que necesita de ayuda y comprensión. Además de tratarse de un mal que puede afectar a cualquier familia.

La obra se presentará desde el próximo 16 de setiembre en el teatro de la Asociación de Artistas Aficionados (AAA). Cuenta con el protagonismo de Lucho Cáceres, el cómico Manolo Rojas (en una faceta ciertamente innovadora), André Silva, Kathy Serrano, David Carrillo y Daniela Nunes. Ya antes, Aldo Miyashiro presentó los montajes Un Misterio, Una Pasión (sobre el emblemático barrista de Universitario de Deportes) y Promoción (abarcando la difícil realidad escolar).

miyashirogrhama

La televisión le hizo un espacio a Aldo Miyashiro justamente al traspasar Misterio a la pantalla chica, en una de las más exitosas miniseries de la TV peruana. De ahí vinieron otros éxitos como La Gran Sangre (en sus cuatro temporadas televisivas y su adaptación al cine), pero también sobrevinieron fracasos. Quizás, el más doloroso haya sido Lobos de Mar, que a pesar de su buen guión, cumplidoras actuaciones y buena realización, no contó con el favor del público.

Con una presencia establecida entre la teleaudiencia, Aldo Miyashiro debutó como conductor de TV junto a Beto Ortiz. No fue cosa sencilla, muchos lo calificaban como silente compañía del polémico periodista, y hasta le dedicaron sendas imitaciones en programas de corte cómico. Las circunstancias, o más bien el carácter del propio Ortiz, lo obligaron a tomar el reto de ser la principal figura del espacio Enemigos Públicos.

Hoy, al frente de La Batería es quizás uno de los pocos referentes de sintonía en Panamericana Televisión. A mi gusto personal, esta es la faceta menos provechosa de Miyashiro, pues lo somete a una sobreexposición, lo termina vinculando a casos de la prefabricada farándula nacional y a “dimes y diretes” como los que sostuvo con Beto Ortiz y Mónica Cabrejos.

El sétimo arte no le es ajeno a Aldo Miyashiro, después de fungir como productor y guionista en la película de La Gran Sangre, dirigió el 2015 Atacada (sobre el tema muy presente del abuso contra las mujeres). Ahora protagonizará Calichín, un filme sobre un futbolista que desperdicia su oportunidad de destacar en el Deporte Rey, y decide darse una nueva oportunidad. Definitivamente, el “Chino” no se queda quieto.

Categorías:Coyuntura, PersonajesEtiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: